• yrurbanconcept

Cómo decorar una recámara para bebés

La llegada de un bebé a casa es un evento muy importante, tratamos de darle lo mejor, por lo tanto, crear el espacio donde crecerá es algo de poner mucho detalle. Deja volar tu artista interior, y usa tu imaginación para crear un espacio divertido.


En esta habitación tendrás que dejar de un lado las reglas que dominan el espacio de tu casa, crea un espacio con alegría, te daré 6 tips que te ayudarán:



Simplicidad


Lo primero que debes tener en cuenta es la simplicidad y el minimalismo con el que decorarás, opta por colores suaves y tenues. Un mínimo de adornos. La serenidad es la clave para el nuevo bebe y los nuevos papas.



Destellos de colores brillantes


El segundo consejo es que uses destellos de colores brillante, eso llamará la atención del bebé a temprana edad, y podrás jugar con estos colores para enseñarle a tu bebé mientras crece. Puedes usar colores como naranja, rojo brillante, amarillo y verde. Y estos pueden ser usados en murales en la pared, edredones, arte, alfombras, cortinas y accesorios. Puede ser moderno sin necesidad de que se vea demasiado infantil.



Usa el espacio con inteligencia


Usa piezas aerodinámicas, es decir, lámparas o adornos de techo que den un estilo al lugar y se vean atractivos. Si no tienes mucho espacio, usa muebles que te sirvan como mesa de cambio, y cunas con cajoneras, se verán más funcionales que piezas separadas.



Movilidad


En el diseño de interior tradicional, todo es estático, pero en la recámara de un bebé no debe ser así. En este se debe apreciar movilidad, si es posible, es bueno colocar muebles con ruedas; piezas que se reacomodan con las necesidades de tu bebé, pues a medida que vayan creciendo, se van ajustando los muebles, tales como todas las piezas de las recámaras Montessori.



Lo primordial: tu bebé


Lo primordial a la hora de diseñar una recámara es tu bebé, toda la decoración estará centrada en la o el pequeño. La decoración debe fomentar la independencia del bebé, que explore la habitación y que le ayude en el desarrollo de sus habilidades. También si el pequeño ya es más grande, por ejemplo a los tres años, puedes preguntarle qué dibujo animado le gusta o qué colores son sus favoritos. Los muebles también deben ser del tamaño de tu hijo, y pegados al suelo para evitar accidentes a la hora de estar solo. Los cuadros deben ir colgados a los ojos del bebé, no de los papás.



Espacio para imaginación


Siempre debes dejar espacio para la imaginación, por ejemplo estrellas en el techo, globos, alfombras, todas estas cosas hacen que un niño las transforme en un paraíso o en un mundo totalmente diferente. Si se crea un mural en la pared, el niño pueda intervenir en el diseño y con un pincel dibujar. También pueden intervenir los papás, de esa manera el niño sentirá que su recámara tiene parte de su identidad.



114 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo